top of page

Toda la verdad sobre el Camuflaje o "Masking" en el autismo

Actualizado: 24 jun

Toda la verdad sobre el Camuflaje o "Masking" en el autismo | El Mundo de Aspi
El Camuflaje

En el mundo del autismo se dan dos conductas asociadas a las bajas necesidades de apoyo: el camuflaje y el mimetismo. Pero no son lo mismo, de hecho, el camuflaje es propio del autismo, pero el mimetismo es algo así como el polluelo de pájaro cuco que invade el nido de otra especie.


Pero para entender todo esto veamos primero qué es el camuflaje en el autismo y qué es el mimetismo en el autismo. Dividiremos esta investigación en 2 artículos y de paso, vamos a ver si el camuflaje y el mimetismo es algo que se da solo en el autismo o es algo más extendido. Y obviamente en todo el artículo nos vamos a referir al autismo de bajas necesidades de apoyo o grado 1. Ya que en grados mayores se presentan comorbilidades mucho más complejas que imposibilitan aún más el empleo del camuflaje como estrategia de integración con el entorno.


Qué nos dice la ciencia


El Camuflaje es la capacidad de un organismo para mezclarse con su entorno para no ser visto. Esto puede implicar colores, patrones, conductas, estilos y formas que hacen que el organismo sea difícil de distinguir del entorno en el que se encuentra.


El Mimetismo, por otro lado, implica que un organismo se asemeje a otro organismo, generalmente para engañar a otros y obtener una ventaja del entorno al cual se ha asimilado.


En resumen, el camuflaje es una técnica para fusionarse con el entorno y pasar desapercibido, mientras que el mimetismo es una técnica para parecerse a otro organismo del cual sacar ventaja para engañar a otros organismos.

Camuflaje normalizado o espontáneo


Tener conductas de camuflaje no es algo exclusivo del autismo, de hecho, casi todo el mundo se ha “camuflado” en alguna situación. Por ejemplo:


  1. Imaginá que tenés que ir a una reunión de trabajo donde no te cae bien muy pocos, pero no solo tu asistencia es obligatoria, te jugás tu empleo. Llegás y fingís que estás feliz, y que adorás a todos los asistentes, incluyendo a Jiménez, el baboso de RR.HH. al que no tolerás. Tras varias horas de puro teatro intentando comportarte adecuadamente y de refrenar tus deseos de explotar, la reunión se acaba, y ya te podés ir a tu casa.

  2. Imaginá que en realidad trabajás en atención al cliente, y todos los clientes vienen con quejas absurdas, pero vos debés de atenderlos siempre con alegría, aunque a la mitad de ellos te gustaría sacarlos de tu oficina.

  3. Imaginá que estás en una cena de familia donde lamentablemente ha venido tu cuñado, ese que trabaja en una empresa como jefe de RR.HH. y que es un egocéntrico, y aunque a los 10 minutos tu cuñado ya te ha sacado de quicio 11 veces te esforzás por no parecer un sociópata.

  4. Imaginá que estás en el instituto, y deseás entrar en un grupo que te parece ideal, pero a vos no te gusta el trap, ni el reguetón, y además te desagrada esa ropa que se ponen, pero una de las personas del grupo te tiene con el estómago lleno de mariposas, pajaritos y ballenas. Así que ahí vas. Y además de que no te gusta la música, en realidad no aguantás a esa gente, menos obviamente a quién te tiene el estómago dando vueltas al universo. Y prácticamente te convertís en otra persona para encajar e intentar de paso hacer conexión con el amor de tu vida.


Bien, en todas estas situaciones y otras muchas más que se te ocurran, estás haciendo camuflaje, y es agotador. Ahora bien, entonces ¿el camuflaje en el autismo es lo mismo? Casi, pero hay algunas diferencias en lo que se refiere al camuflaje en el autismo y el camuflaje que hacemos de forma normalizada todos los seres humanos.


Toda la verdad sobre el Camuflaje o "Masking" en el autismo | El Mundo de Aspi
Todo se trata de pasar desapercibido

El camuflaje en el autismo


Primera diferencia. El camuflaje en el autismo es una serie de acciones y estrategias que adopta la persona para poder encajar en un entorno social. Llegan a ser tan profundas que en muchas ocasiones este camuflaje es inconsciente.


Segunda diferencia. Básicamente son estrategias para poder coexistir en un entorno social de forma que se pase lo más desapercibido posible, siguiendo guiones preconcebidos acorde a cada situación. Ocultar rasgos conductuales partiendo de una modificación forzada, algo así como dejar de ser vos mismo para actuar de la forma socialmente esperada y correcta. Es decir, tu comportamiento está condicionado a tu entorno. Igual que en el camuflaje normalizado, adoptás una forma de comportamiento que enmascare tu conducta real, básicamente dejás de ser vos misma/o.


Otros modelos de camuflaje están motivados por miedos, como el adolescente que se convierte en “literalmente” otra persona para evitar el acoso.


Tercera diferencia. Un aspecto propio del camuflaje en el autismo es que este puede ser prácticamente permanente, de forma que en base a ver la conducta social de otras personas trate de replicarla, a modo de compensación.


El cómo afecta a la persona este camuflaje es un aspecto complejo​, tanto las personas protagonistas como los investigadores especializados coinciden con: ansiedad, depresión, baja autoestima y una lista de efectos indeseables en la salud mental de la persona. Pero los efectos negativos son comunes, es decir, cualquier persona que se vea forzada a comportarse de una forma no natural a su esencia acabará sufriendo efectos en su salud mental. Es común que muchas personas que trabajan frente al público acaben, figurativamente, quemadas.


Pero esto genera otras preguntas: ¿Se puede camuflar la incomprensión en situaciones sociales? ¿Se puede camuflar la ansiedad provocada por un entorno sensorialmente agresivo? ¿Se puede camuflar la inflexibilidad? ¿Se puede camuflar la rigidez?, es decir, ¿se pueden camuflar los rasgos más comunes del autismo y que estos “desaparezcan” temporalmente? Porque una cosa es intentar encajar en base a la imitación de patrones y otra es conseguir que ese camuflaje elimine precisamente aquello que caracteriza al autismo. Y la respuesta es no, el camuflaje no puede eliminar esas cosas.


El camuflaje no siempre funciona en el autismo. Sencillamente porque algunos aspectos intrínsecos del autismo son incompatibles con el camuflaje o masking.

Camuflaje inducido vs espontáneo


Algunas personas pueden ser inducidas inicialmente a camuflarse a través de una intervención profesional y luego convertir las acciones relevantes en un hábito, mientras que otras pueden desarrollar un comportamiento de camuflaje de una manera más individual y espontánea.


Toda la verdad sobre el Camuflaje o "Masking" en el autismo | El Mundo de Aspi
Camuflaje inducido por intervención profesional

Dado que, y sobre todo en mujeres, los diagnósticos suelen ser tardíos, no es muy habitual que se de esa inducción, al menos en lo relativo a la intervención.


Pero, por ejemplo, los programas de competencia social se centran precisamente en el desarrollo de habilidades sociales, y siguen un patrón:


  • Revisión de una habilidad aprendida previamente e introducción de una nueva habilidad en un formato de instrucción y discusión grupal;

  • Modelado de habilidades;

  • Oportunidades para practicar la habilidad en forma estructurada y actividades naturalistas; y

  • Actividad de cierre o revisión. La mayoría de estos enfoques se estructuran en torno a reglas (“Mira a los ojos de la otra persona”) y estrategias para aproximar el comportamiento deseado (“Intenta fijar la mirada en otras partes de la cara de la persona para empezar”).


Estas formas de intervención están muy extendidas y generalmente se basan en un enfoque cognitivo-conductual, donde el objetivo principal es reemplazar algunos patrones de comportamiento por otros.


Básicamente, muchos de los modelos de modificación de conducta se basan precisamente en el principio del camuflaje, es decir, intentar que la persona se comporte de una forma no natural a su esencia y se comporte de la forma esperada. Y esto es algo muy extendido.


Es curioso que en el caso del camuflaje se observe cómo genera estados de angustia social (depresión, estrés, ansiedad, etc.) precisamente por comportarse de manera forzada, y que esto disponga de una fuerte evidencia y esté totalmente aceptado por los investigadores. Sin embargo, a nadie se le ocurre pensar que los niños y adolescentes, a quienes se les educa para que no sean ellos mismos y se comporten de la manera que otros consideran adecuada (es decir, un camuflaje inducido), también puedan desarrollar ansiedad, depresión, y otros problemas ligados a esa intervención.


El sesgo diagnóstico basado en el camuflaje


Para sistematizar futuras investigaciones se han propuesto recientemente ​la siguiente clasificación:


  1. Personas que (deliberadamente) quieren camuflarse y emplear con éxito estas estrategias.

  2. Personas que (deliberadamente) quieren camuflarse, pero solo lo logran parcialmente (potencialmente debido a dificultades cognitivas).

  3. Personas que no quieren camuflarse.

  4. Personas que no se dan cuenta de la noción de camuflaje.


Una clasificación prometedora pero que viene con sesgos de inicio. Creo que intentar sistematizar de forma tan condensada algo tan extenso es inducir a error por querer simplificar, y a veces, sencillamente no se puede.


El camuflaje ha entrado de lleno en el proceso diagnóstico, lo cual por cierto es totalmente adecuado. Incluso existe el Camouflaging Autistic Traits Questionnaire,​ como herramienta de medición. Pero hay que tener en cuenta que es una herramienta más en el proceso diagnóstico.


Cualquier persona con el conocimiento básico del camuflaje puede superar con éxito el cuestionario, o incluso muchos otros diagnósticos donde se produce camuflaje también puntuarán, porque el camuflaje no es algo exclusivo del autismo. Es decir, que muchas personas que NO están en el espectro van a puntuar en este cuestionario, como las personas con un trastorno de la ansiedad social o un trastorno límite de la personalidad, por ejemplo. Es decir, este cuestionario es un apoyo al conjunto de herramientas diagnósticas, pero sus resultados no deben ser tomados como relevantes, sino como un ítem más.


Toda la verdad sobre el Camuflaje o "Masking" en el autismo | El Mundo de Aspi
Promover la aceptación es el camino hacia la inclusión

En resumen para concluir


Para concluir, es fundamental reconocer las diferencias entre camuflaje y mimetismo en el contexto del autismo. El camuflaje es una estrategia que las personas autistas utilizan para pasar desapercibidas, modificando su comportamiento para encajar en entornos sociales, lo que a menudo conduce a estrés y ansiedad debido a la necesidad constante de ocultar su verdadera identidad. Por otro lado, quien alardea o presume públicamente su condición de autista, lejos de querer pasar desapercibido, estaría haciendo lo opuesto y entrando en lo que se conoce como mimetismo. El mimetismo lo realizan personas que imitan a los autistas, para engañar a los demás y ganar atención, simpatía o quién sabe qué. Estas personas abundan hoy en día y se pueden encontrar fácilmente en las redes sociales.


Este mimetismo es peligroso porque crea una imagen distorsionada de lo que significa ser autista y puede llevar a la desinformación, malentendidos y expectativas poco realistas. Es crucial no confiar ciegamente en quienes se mimetizan, ya que sus acciones pueden perjudicar la percepción y el entendimiento del autismo.


Promover la comprensión y la aceptación genuina, en lugar de forzar la conformidad a normas sociales estrictas o caer en engaños, es el camino hacia una sociedad más inclusiva y empática. Esto no solo beneficiará a las personas autistas, permitiéndoles ser auténticas sin la presión de camuflarse, sino que también enriquecerá a toda la comunidad, celebrando la diversidad y las diferentes maneras de experimentar y comprender el mundo.


Para más informción sobre el mimetismo, podés leer la continuación de este artículo en Peligros del Mimetismo y su diferenciación del Camuflaje en el autismo.


 

Toda la verdad sobre el Camuflaje o "Masking" en el autismo.

Fuente: 'Autismo: camuflaje vs mimetismo' por Daniel Comín para Autismo Diario. 2023. Este artículo ha sido modificado para incluir interpretaciones de El Mundo de Aspi, resúmenes y/o imágenes adicionales.

Autor: Daniel Comín.

Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU). Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica. Ha impartido formación, conferencias y talleres sobre autismo de forma ininterrumpida en los últimos años en 6 países. Ha impartido clases magistrales en la Universidad de los Andes (Colombia), ha dado programas formativos especializados en la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE (Ecuador) y profesor externo de la Facultad de Medicina San Carlos (Guatemala), entre otras múltiples actividades. Padre de un joven con autismo.


Bibliografía

1. Petrolini V, Rodríguez-Armendariz E, Vicente A. Autistic camouflaging across the spectrum. New Ideas in Psychology. Published online January 2023:100992. doi: 10.1016/j.newideapsych.2022.100992

2. Bradley L, Shaw R, Baron-Cohen S, Cassidy S. Autistic Adults’ Experiences of Camouflaging and Its Perceived Impact on Mental Health. Autism in Adulthood. Published online December 1, 2021:320-329. doi: 10.1089/aut.2020.0071

3. Hull L, Levy L, Lai MC, et al. Is social camouflaging associated with anxiety and depression in autistic adults? Molecular Autism. Published online February 16, 2021. doi: 10.1186/s13229-021-00421-1

4. Bishop SL, Lord C. Commentary: Best practices and processes for assessment of autism spectrum disorder – the intended role of standardized diagnostic instruments. Child Psychology Psychiatry. Published online April 2, 2023:834-838. doi: 10.1111/jcpp.13802

5. Belcher HL, Morein-Zamir S, Mandy W, Ford RM. Camouflaging Intent, First Impressions, and Age of ASC Diagnosis in Autistic Men and Women. J Autism Dev Disord. Published online August 3, 2021:3413-3426. doi: 10.1007/s10803-021-05221-3

6. Darling Rasmussen P. ‘I was never broken—I just don’t fit in this world.’ A case report series of misdiagnosed women with higher functioning ASD. Nordic Journal of Psychiatry. Published online August 22, 2022:352-359. doi: 10.1080/08039488.2022.2112973

7. Lai M, Hull L, Mandy W, et al. Commentary: ‘Camouflaging’ in autistic people – reflection on Fombonne (2020). J Child Psychol Psychiatr. Published online December 2, 2020. doi: 10.1111/jcpp.13344

8. Lundin Remnélius K, Bölte S. Camouflaging in Autism: Age Effects and Cross-Cultural Validation of the Camouflaging Autistic Traits Questionnaire (CAT-Q). J Autism Dev Disord. Published online February 9, 2023. doi: 10.1007/s10803-023-05909-8

9. Hull L, Mandy W, Lai MC, et al. Development and Validation of the Camouflaging Autistic Traits Questionnaire (CAT-Q). J Autism Dev Disord. Published online October 25, 2018:819-833. doi: 10.1007/s10803-018-3792-6 


14 visualizaciones

Comments


bottom of page