top of page

¿Qué es el Síndrome de Asperger?, definición y un poco de historia

Actualizado: 10 jul

Hans Asperger | El Mundo de Aspi | Argentina
Dr. Johann F. Asperger

Descrito por primera vez en 1944 por Hans Asperger, no fue hasta 1994 que el Síndrome de Asperger (SA) se incluyó en la 4ta Edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-4), para luego fusionarse con el Trastorno del Espectro Autista (TEA) en la 5ta Edición del Manual en 2013 (DSM-5).


Durante su breve existencia como entidad diagnóstica individual, el Síndrome de Asperger despertó un inmenso interés y controversia. Al igual que los pacientes con autismo, los pacientes con SA muestran déficits en la interacción social, habilidades de comunicación inapropiadas y restricción de intereses, pero también muestran una rica variedad de características clínicas sutiles que para muchos profesionales distinguen al Síndrome de Asperger del autismo clásico. Sin embargo, las dificultades para operacionalizar los criterios de diagnóstico y diferenciar el SA del autismo finalmente llevaron a su fusión en la categoría unificadora de Trastorno del Espectro Autista. A continuación repasaremos brevemente la historia de esta fascinante condición.


Un poco de historia sobre el Síndrome de Asperger


La entrada del autismo y del síndrome de Asperger (SA) en la historia de la psicopatología estuvo marcada por coincidencias extraordinarias. Ambos trastornos fueron descritos por primera vez por Kanner (1943) y Asperger (1944), respectivamente. Ambos eran médicos nacidos en Austria y, aunque desconocían los escritos del otro, ambos utilizaron el término "autista" para describir un grupo único de niños que compartían características de interacción social deteriorada y comportamientos e intereses restringidos y repetitivos. Tanto Kanner (1943) como Asperger (1944) tomaron prestado el término "autista" de una publicación médica de Eugen Bleuler.


Es significativo que, aunque Kanner (1943) inicialmente consideró que las anomalías del lenguaje (que variaban desde la pura ausencia del lenguaje hasta el uso atípico y socialmente ineficaz de un lenguaje bien desarrollado) eran una característica definitoria de sus “Trastornos autistas del contacto afectivo”, más tarde planteó la hipótesis de que podría ser secundario a las dos características nucleares del trastorno: “autoaislamiento extremo” e “insistencia obsesiva en la igualdad”. Además, Kanner (1943) también señaló que muchos de sus pacientes poseían un buen potencial cognitivo. La capacidad lingüística y cognitiva se situaría más tarde en el ojo de la tormenta desatada por la aparición del Síndrome de Asperger como entidad diagnóstica discreta y la implacable polémica que la acompañó.


Si bien el síndrome de Kanner finalmente llegó a la 3ra Edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-3) como "Síndrome Autista Infantil", el trabajo de Asperger, publicado en alemán, permaneció prácticamente desconocido para la comunidad científica internacional durante casi medio siglo hasta 1994 que llegó a la 4ta Edición en el (DSM-4) como "Síndrome de Asperger", acuñado con ese nombre en 1981 por la psiquiatra británica Lorna Wing 1 año después del fallecimiento de Hans. Pero en el 2013 ambos síndromes se agruparían con el trastorno desintegrativo infantil, el trastorno de Rett y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado para formar lo que hoy en día conocemos como Trastorno del Espectro Autista (TEA).


Características del síndrome según Hans Asperger


El Síndrome de Asperger ya había sido descrito en 1981 por Lorna Wing, quien propuso por primera vez el término para referirse a un subgrupo especial de niños que, según la descripción original de Asperger, se caracterizaban por:


  1. Aislamiento social y falta de reciprocidad en las interacciones sociales;

  2. Adquisición normal o precoz del lenguaje, con habilidades lingüísticas superiores al promedio pero anomalías sutiles de la comunicación verbal y no verbal, por ejemplo:

    1. Sintaxis atípica,

    2. Verborragia unilateral,

    3. Vocabulario pedante y

    4. Prosodia ausente o estereotipada.

  3. Estrecho foco de intereses, a menudo restringido a temas poco pragmáticos y muy originales;

  4. Rendimiento excesivo en dominios cognitivos específicos; y

  5. Torpeza motora.


Lorna Wing | El Mundo de Aspi | Argentina
Dra. Lorna G. Wing

A diferencia de Kanner, Hans Asperger no intentó definir criterios diagnósticos para el trastorno que describía. Además, Asperger enfatizaba mucho los rasgos positivos sutiles de sus pacientes: a menudo tenían pensamientos extremadamente originales, tendían a cultivar intereses abstractos e intelectualizados, a menudo tenían, en palabras del propio Asperger, “una rara madurez en el gusto por el arte” e incluso un peculiar, aspecto físico fascinante, con “rasgos de huesos finos”, de “apariencia casi aristocrática” (Asperger, 1944). Las cautivadoras descripciones de Asperger de sus sujetos ciertamente jugaron un papel decisivo en la historia del síndrome que lleva su nombre (acuñado por Wing en 1981), especialmente porque contrastaban marcadamente con los escritos recriminatorios posteriores de Kanner sobre las “madres refrigeradoras” y el origen del autismo (Irwin y otros, 2011). De hecho, aunque Lorna Wing en su relato inicial del trabajo de Asperger declaró claramente su creencia de que el SA y el autismo de Kanner eran ambos parte de un espectro autista, la idea



del SA como un trastorno autónomo, distinto del autismo, rápidamente se apoderó de la opinión de muchos autores en el campo, y ciertamente de la curiosidad del público en general por el autismo y los trastornos relacionados (Wing, 1994).

Es importante señalar aquí que el propio Asperger se refirió al artículo de Kanner y concluyó que sus sujetos eran claramente diferentes de los descritos por Kanner (1943).


Rápidamente se abrió paso a la idea de que el autismo de Kanner y el SA eran trastornos diferentes, que se distinguían principalmente por el hecho de que los niños con SA tenían buenas habilidades cognitivas y lingüísticas y un desarrollo normal en los primeros 2 o 3 años de vida (Klin, 2003). Además, para muchos autores el deterioro en la interacción social difería cualitativamente entre el SA y el autismo de Kanner, mientras que en este último los niños parecían completamente desinteresados por los demás, los niños SA intentaban relacionarse con los demás pero se acercaban a ellos de una manera disfuncional e incómoda (Gillberg, 2002; Klín, 2003). El propio Asperger contribuyó a esta visión de que los sujetos con autismo y SA podrían distinguirse sobre la base de la capacidad cognitiva y el desarrollo del lenguaje, enfatizando la alta inteligencia de sus pacientes.



 

¿Qué es el Síndrome de Asperger?, definición y un poco de historia.

Fuente: 'Una historia concisa del síndrome de Asperger: el breve reinado de un diagnóstico problemático' por J. Bernardo Barahona-Correa. 2016.

Autor: J. B. Barahona-Correa.

Department of Psychiatry and Mental Health, Nova Medical School/Faculdade de Ciências Médicas - Universidade Nova de Lisboa, Lisbon, Portugal. Neuropsychiatry Unit, Champalimaud Clinical Centre, Fundação Champalimaud, Lisbon, Portugal. Centro de Apoio ao Desenvolvimento Infantil – CADIN, Cascais, Portugal. Department of Psychiatry and Mental Health, Centro Hospitalar de Lisboa Ocidental, Lisbon, Portugal.

100 visualizaciones

Entradas relacionadas

Kommentare


bottom of page